fbpx

Lidiando con el Miedo

Durante varios años como jugador de Poker profesional y Freelance, he tenido que hacer frente a multitud de situaciones, problemas y contratiempos. Muchas veces tendemos a hablar solo de las cosas bonitas, pero uno de los sentimientos más comunes que nos encontramos a la hora de desarrollar nuestro trabajo es el miedo y la ansiedad.

Durante mi desempeño como jugador de poker he tenido la suerte de trabajar con grandísimos expertos en mindset como Rodrigo Río (Lithany), Whysoserious… y multitud de profesionales de élite que tienen una mentalidad absolutamente brillante.

Depressed Businesswoman

Todo lo que he ido aprendiendo me ha servido tanto en mi vida personal como profesional, y espero que esta serie de posts relacionados con mindset te ayuden a entender y desarrollar una mentalidad más completa.

He decidido empezar con el miedo, ya que es una de las cosas más paralizantes y complejas a las que te puedes enfrentar. Y en este post aprenderás que el miedo se genera porque la gran mayoría de veces sobreestimamos las consecuencias de un problema. ¿Empezamos?

¿Qué es el miedo?

Lo primero que debes saber es que el miedo forma parte de la naturaleza humana. En algunos casos, es útil porque te ayuda a predecir algunas situaciones difíciles o simplemente prepara tu cuerpo para hacerle frente a algo.

A duras penas habríamos sobrevivido hace miles de años si cuando viéramos un tigre nuestro instinto fuera ir a acariciarlo. Sin embargo, los peligros y las amenazas de este mundo moderno no son los mismos a los que nos enfrentamos durante toda nuestra evolución.

Los sentimientos y emociones que traemos de serie siguen siendo los mismos que cuando íbamos en taparrabos cazando con palos de madera. Por eso, lo primero que hay que entender es que las emociones que traemos de base están pensadas para sobrevivir en medios hostiles, y no en oficinas con aire acondicionado.

La reacción que se produce en tu cuerpo cuando tu jefe te llama a su despacho es la misma que cuando un león te miraba de refilón. La diferencia es que ahora en vez de salir corriendo a toda hostia para escapar, nos quedamos en nuestra silla acumulando toda esa carga emocional hasta que llega un momento que explota.

En este post vamos a hablar del miedo problemático, es decir, ese miedo que es muy intenso o tiene una duración prolongada y no está necesariamente ligado a un peligro real.

Afecta siempre al futuro

El miedo es siempre sobre el futuro. Incluso en esos casos en los que piensas en pasado como: “oh, me he dejado el coche abierto hace unas horas”. En realidad lo que te produce la ansiedad es las consecuencias que pueden surgir a partir de ahí, no el hecho de que te has dejado el coche abierto.

Comúnmente, consiste en ponerse en situaciones de: “y si…” Anticipamos  sucesos negativos como amenazas, peligro o sufrimiento. 

Además, se suele acentuar mucho ya que tendemos a infravalorar nuestra capacidad para hacerle frente a ese suceso o conseguir ayuda para solventarlo. 

Vemos el problema más grande de lo que es y la capacidad para solucionarlo más pequeña de lo que es en la realidad. Un combo jodido la verdad.

La fórmula del miedo

La ansiedad que nos genera un posible suceso podemos resumirla en una simple fórmula:

La magnitud del peligro (teniendo en cuenta la probabilidad y el coste) ENTRE la capacidad que tengamos para solucionarla.

Es decir, que cuanto más grande veamos el peligro y más pequeña creamos que es nuestra capacidad para hacerle frente, más ansiedad nos generará.

Por lo tanto, habrás podido ver la primera pista para hacerle frente a la ansiedad: no fliparte con lo grande que es tu problema, y verte un poco más capaz de hacerle frente o conseguir ayuda.

Miedo vs Ansiedad

– El miedo por lo general esta más ligado a hechos más especificos y reales. Como hemos comentado anteriormente, es uno de los 6 sentimientos principales del ser humano que nos ha ayudado durante toda nuestra evolución a evitar peligros y enfrentarnos a amenazas.

– La ansiedad, por otro lado, es más subjetiva. Es más difusa y suele ser más irreal. Está ligada generalmente a problemas de la vida moderna como incertidumbre laboral, financiera… A diferencia del miedo no implican necesariamente un peligro iminente para nuestra integridad.

Hombre Lidiando Con El Miedo

¿Cuándo empieza el problema?

Pero… ¿Cuándo el miedo se empieza a convertir en un problema? Hay dos variables de las que hemos hablado al principio que son las que tendremos en cuenta para definir el miedo “malo”:

– Intensidad: Una sensación de miedo tan grande que te absorbe del mundo que te rodea y no te deja pensar y vivir con claridad. En casos extremos te puede llevar a ataques de pánico.

– Duración: Un miedo constante que afecta a tu vida, sueño, salud… No necesariamente tiene que ser muy intenso, pero tenerlo ahí de forma continua va haciendo mella en nuestro bienestar.

Es totalmente normal que cualquiera de nosotros/as suframos este tipo de periodos en algún momento de nuestra vida, sobre todo en los peores momentos.

Síntomas de que estamos sumergidos en el miedo

¿Cuándo podemos decir que tenemos un problema con el miedo?

1. Falta de control. Por ejemplo, cuando no puedes parar de preocuparte por algo por mucho que lo intentes.

2. Procrastinación. El momento en el que no paramos de atrasar y posponer todo lo que esté relacionado con ese miedo.

3. Evitar. Relacionado con el anterior, evitamos a toda costa la fuente de ese miedo.

4. Problemas de concentración. Nuestro cerebro no deja de avasallarnos y recordarnos el problema.

5. Problemas gástricos. Es típico que aparezcan ciertos síntomas relacionados con la salud, los problemas intestinales suelen ser de los primeros en aparecer.

6. Problemas de sueño. La sobrecarga emocional (niveles altos de cortisol y adrenalina) que nos impide conciliar el sueño con normalidad. 

7. Tensión física. Sobre todo centrada en los músculos del cuello y los hombros.

8. Pensamientos intrusivos. Los grandes culpables de algunos de los problemas citados anteriormente.

9. Rechazo a la inseguridad. Esto muchas veces puede ser tanto la causa como la consecuencia de un nivel alto de miedo. Evitamos a toda costa situaciones que perturben nuestra estabilidad.

10. Sentirse inquieto. De forma general el miedo se podría resumir en la falta de tranquilidad. Te puedes llegar a sentir cansado, soñoliento, irascible… constantemente.

Muchas veces llamamos estrés a cosas que realmente están relacionadas con miedos. Por eso es importante hacer una pequeña pausa, pensar y analizar tu estado actual y ver qué cosas puedes mejorar en tu vida.

Al fin y al cabo lo bueno que tiene el miedo es que se puede mejorar.

Reflexiona

Una vez analizado por encima en qué consiste el miedo, vamos a ver un par de trucos para hacerle frente.

Antes de empezar con la siguiente técnica es importante repasar la fórmula del miedo:

La magnitud del peligro (teniendo en cuenta la probabilidad y el coste) entre la capacidad que tengamos para solucionarla.

¿Por qué es importante?

Porque cómo de grande veas el peligro y cómo de pequeñas veas tus capacidades son vitales para hacer decrecer la ansiedad.

La técnica del peor escenario.

¿Cómo de grande puede llegar a ser tu problema? Muchas veces los problemas de ansiedad y miedo son fruto de que no tenemos ni puta idea de estimar las consecuencias de las cosas.

Por ello, vamos a ponernos en la peor situación posible:

  1. Lista todos tus miedos
    1. ¿A qué le temes?
    2. Categorías comunes: fracasar, tener éxito, fallos, inseguridad, falta de certeza, sufrimiento….
    3. No buscamos pequeños miedos del día a día, sino aquellos que se suelan repetir y durar en el tiempo.
  2. Sé específico en cada ejemplo:
    1. “Tengo miedo de fallar” Muy general ⛔️
    2. “Tengo miedo de perder mi empleo y no ser capaz de pagar el alquiler de mi vivienda” ✅
    3. “Tengo miedo de no ser capaz de encontrar nuevos clientes para mi servicio de diseño gráfico” ✅
  3. Intentemos ir más lejos.. Si ocurriera, ¿Qué?
    1. Qué pasaría realmente si este ejemplo ocurriera.
  4. Escribe el peor escenario posible.
  5. Estima en qué % crees en ese escenario.
    1. ¿Realmente crees que es probable?
    2. ¿En qué medida crees que podrás hacerle frente e esta situación en caso de que ocurra?

Lo más interesante de este ejercicio es cómo de lejos podemos llegar con nuestros miedos. Algunas veces, estos serán reales, pero la gran mayoría de veces sobreestimamos las consecuencias de un problema.

Lidiando Con El Miedo

El objetivo de este mindwork es enseñarte que tu mente es muy buena anticipando, pero…. no lo es tanto prediciendo cuando tu pensamiento está basado en emociones. Las emociones muchas veces nos nublan y nos llevan a lugares muy complejos de gestionar.

Deberes para casa

Monitoriza los síntomas de tu ansiedad. Durante la próxima semana sé consciente y observa los miedos que te surgen y sus síntomas típicos: físicos, emocionales y cognitivos. Fíjate, sin juzgarte, cómo actúas ante ellos.

Es muy importante tener en cuenta que esto no es únicamente para gente que está muy angustiada o que tiene mil problemas, cualquier persona se puede beneficiar de este tipo de acciones. Estoy seguro que todos y todas tenemos ahí algo que nos perturba, y si no lo tienes, prepárate para cuando lo tengas.

Intenta hacer una tabla con estas cinco columnas y vete rellenando por cada miedo que detectes.

1. Motivo de la ansiedad: “Ir a trabajar cuando llevas meses vendiendo muy poco”

2. Síntomas físicos: “Tensión muscular en mi cuello y aumento del ritmo cardíaco”

3. Síntomas cognitivos: “¿Qué pasa si no vendo nada otra vez?” “No estoy seguro de poder gestionar esto”

4. Síntomas de conducta: “Ir más tarde a trabajar” “Salir antes” “Hacer más descansos”

5. Síntomas emocionales: Ansiedad, nerviosismo, desaliento…

Trata de fijarte y apuntar todas las situaciones que generen algún tipo de presión y estrés para poder así tenerlas identificadas y trabajarlas poco a poco.

Es muy complicado hacerle frente a un problema si no sabemos exactamente a qué nos estamos enfrentado o cuáles son las áreas a trabajar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba